jueves, 18 de diciembre de 2008

duelos, gestorias y los santos inocentes.

Buenos días a todos,

Ha pasado mas tiempo del debido, lo se, pero estoy en una fase que me ha pillado a contrapié.

Primero lo primero, de salud bien. Desde la última entrada he pasado mucho frío, mucho mucho, me dicen que es una hipersensibilidad normal por la químio. Tiro de gorro, camiseta, etc etc y arreglado. El único problema es que la gente no me reconoce por la calle. Me he divertido bastante con este tema ya me gustaría poder compartir la cara que ponéis cuando un tipo con la pinta que llevo ahora intenta darte un abrazo.

Empezamos una nueva tanda de pruebas, mañana TAC el 29 Gammagrafía osea y Hematologia con marcadores. Uno completito vamos.

El Tac en general es una prueba sencilla, cuando llevas cuatro más, si le quitas los quince minutos que tienes que aguantar metido en un tubo con un litro de reactivo que acaban de meterte por el culo y que no puedes tirar a menos que quieras electrocutarte y salir en la revista Acontecimientos Hospitalarios, que estoy seguro que los del gremio de enfermería editan regularmente. Las veces anteriores salí airoso del tema. Entended el doble sentido de airoso...

La Gammagrafía osea es lo que os contaba del marcador radiactivo, si no eres muy paranoico es una prueba fácil de pasar, total llevas 4 Tac en un año, no se cuantos litros de quimioterapia y dos dosis marcador radiactivo. No me extrañaría nada sufrir alguna mutación. Terminaré siendo aún mas raro de lo que ya soy para desconsuelo de mi pobre madre. Mariajo ya está acostumbrada.

Por cierto que si alguien necesita quitarse de en medio a algún familiar, compañero de trabajo, jefe etc el 30 es un buen día para presentármelo. Como le escupa un ojo se lo pudro.

Dado mi estado general, muy bueno, no esperamos malas noticias. Y tampoco muy buenas, seamos sinceros, por que tanto si mi cáncer ha espichado como si está al acecho las variaciones no deberían ser muy grandes. Pueden serlo, para bien o para mal, pero no es probable.

No Dani no viene a cuento el chiste de los dos pollos y la estadística. Por cierto que si queréis "disfrutar" de los gustos musicales de Dani podéis escuchar el nuevo servicio de radio por "interné" de Zona Musical, y no dejéis de visitar la columna de Dani, La tronera, que si no tiene visitas le queda demasiado tiempo para machacarme en los comentarios.

Terminada la crónica social empecemos con las cosas serias.

He tardado tanto por que entre otras cosas, como disfrutar de mis chicas, mis amigos y los Donuts con cerveza con los que se ha empeñado Yayo en curarme el cáncer, lo que tengo que contaros, por que me "ocupa" la cabeza y los sentimientos , afecta a terceros.

Es lo que llamamos efectos colaterales, en este caso son personas que se encuentran en medio de una circunstancia adversa, que no es su responsabilidad y con la que no están de acuerdo pero que tampoco pueden solucionar. En este caso no soy yo este tipo de persona, yo soy el que se queja, amargamente, el responsable final y el causante. En medio está una persona a la que aprecio mucho y en el otro lado la patronal y sus secuaces.

No se me escandalicen y lean la definición: "Que sigue el partido, doctrina u opinión de otro" (no se para que pongo aquí la definición si ya he puesto el enlace .... ) a lo que vamos: resulta que como acabo de cumplir mi primer año d.c. , 1dc, pues papa estado me ha recibido con los brazos abiertos en su reala de improductivos y una vez superadas las pruebas de admisión y las fiestas de bienvenida, te mandan los estipendios. Eso si después de pasar la nómina y todos los conceptos en ella expresados bajo la escrutadora mirada de algún funcionario que no hace más que cumplir con su deber a rajatabla, que ya me gustaría a mi que todos los servicios fueran la mitad de eficientes que este.

Y cuando ves lo que te queda, pues te jode. Y me digo "capullo esto ya sabias".

Tenía yo una mala costumbre, que espero haber eliminado, de ejercer de agorero. En realidad casi todos los ingenieros lo padecemos dado que como no te pongas en esos términos se te termina electrocutando alguien en menos que canta un gallo. En este país en el que "nunca pasa nada" a menudo pasa, y entonces es cuando algún capullo, como yo, te viene con lo de "te lo dije" y tu lo mandas a la mierda, sin razón pero no te queda otra salida.

La putada es cuando te lo tienes que decir a ti mismo. En realidad tratas de no maltratarte en demasía y en lugar de decirte "eres un capullo sin el valor suficiente para decir que no y buscarte otro curro, calzonazos" te dices "ya lo sabía" y pones cara de jodido para que venga otro, mejor otra, a consolarte tratando, yo, de sacarle algo de provecho a la ocasión.

¿Ya estáis suficientemente intrigados? entonces tendré que pasar al desarrollo de la cuestión.

La cosa es que cuando negocias un nuevo curro las cosas suelen suceder de la siguiente manera: después de entrevistas, selecciones y demás llegas a una reunión final con los responsables o los dueños de la empresa, según el caso, y estos te preguntan aquello de " ¿y usted cuanto cobraba?" y tu piensas ¿y a ti que coño te importa? pero como eres, soy, un puto calzonazos te conformas con añadir algo de pasta al antiguo suelo hasta situarlo en lo que que crees razonable para las responsabilidades que acaban de ofrecerte (ya se que la negociación nunca ha sido lo mío, yo soy ingeniero y tengo claro que la recta es la distancia más corta entre dos puntos y eso genera cierta tendencia a no discutir y ha poner las soluciones razonables desde el comienzo lo cual es una mala manera de negociar) y terminas llegando a un acuerdo más o menos razonable.

Hasta ese momento todo bien, dejando de lado mi ineptitud negociadora. Te haces cargo de tus nuevas responsabilidades y te enfrascas en convertirte en un elemento productivo de la empresa. Pasan los días y los responsables de la empresa deciden poner la gestión de nóminas en manos de alguien con "experiencia" y conocimiento del tema. Se selecciona una gestoría y se pone en sus manos toda esta gestión.

Aquí es donde viene la madre del cordero.

Tenemos un empresario, gestor, con buen conocimiento de leyes y demás requerimientos que estudia el acuerdo al que has llegado y piensa en como sacarle jugo a ese trabajo. El jugo que le puede sacar, dentro de la legalidad, es tratar de ahorrarle a la empresa algunos eurillos sin perjuicios evidentes para el trabajador (vale hay muchos casos en no se comportan de esta manera y van a términos cercanos, si no inmersos, en la ilegalidad con graves perjuicios para el trabajador pero este no es mi caso). La manera legal mas frecuente, lo que ellos llaman "contabilidad creativa" es poner como base lo estipulado en el convenio y el resto disfrazarlo como dietas o incentivos o lo que se le llegue a ocurrir al empresario-gestor en cuestión.

¿Y qué beneficio saca el de esto? pues evidentemente dejarle claro al patrón quién está de su lado, quién le a hecho ganar unos eurillos más y todo ¡sin perjudicar a nadie!. El empresario encantado lo recomendará a todos sus conocidos todos felices, ¡los cojones! (coloraos que diría alguien que yo me se).

La cosa es que ha pocos días de cobrar tu nomina se presentan delante de ti y te piden que aceptes estos términos como algo temporal..... si a ti te da lo mismo....... si la empresa está en un mal momento ........ en fin que tu lo piensas, sabes que te están poniendo en un riesgo claro pero como eres, soy, un calzonazos pues aceptas. Y tu señora y tus amigos te dicen que eso no está bien, y te miran con cara de "eres un calzonazos" pero respetan tu derecho a cometer errores.

Pasan los años. Tragas con el engaño nacional, ese que dice que primero hay que demostrar de que es capaz para luego pedir las compensaciones, y un día vas y coges un cáncer, o te rompes la espalda o la empresa chapa y terminas en el paro.

El resultado es el mismo, el funcionario de turno, que no tiene ninguna culpa, te dice lo que te toca y por qué mientras te mira pensando "otro capullo calzonazos con cara de Paco el bajo" (los santos inocentes) y tu, yo, piensas que cada día te pareces más a Alfredo Landa y que Mario Camús es uno de los cabrones que te diría "ya te lo dije" y que seguimos y seguiremos haciendo el papel de Paco el bajo en los Santos Inocentes. Tragando mierda y agradecidos de tener algo que llevarnos a la boca.

Ya se que parece que no es para tanto pero haced un ejercicio: pensad en una mierda bien grande..... ahora pensad en comérosla...... pues no, no es lo mismo imaginarselo que comérsela.

Y todo esto mezclado con algo que no me esperaba, jamas hubiera pensado que tendría que hacer un duelo por algo que no fuera un difunto. Pues si, resulta que al llegar el momento en el que te desvinculas de tu trabajo transitas y sientes todas y cada una de las etapas del duelo: la negación "no si yo me curaré y volveré a currar y ya verás como todo será igual que antes" como si lo de antes hubiera sido jauja, la ira, debo estar aquí, la negociación, la depresión y la aceptación final.

Cuando José Luís, Domingo y yo llegamos a la empresa no había nada, físicamente hablando, de ahí a una empresa productiva en tres años. Dejo atrás alegrías y penas pero sobre todo trabajo y mucho estudio. Espero que Josep, mi sucesor, lo tenga más fácil.

Los echaré de menos, a ellos, a los lloros de los nanos recién nacidos, a los almuerzos ¿cuantos kilos de cacaos nos habremos comido? a la responsabilidad de trabajar con 20.000 voltios, a la inyección de adrenalina cuando dejas un polígono entero sin luz ¿ya se te ha pasado el susto Domingo? a mi casi casi. A los guardespaldas del Rey quejándose de que no lo dejábamos dormir, lo que nos reímos ese día. A la gente de SoloIngeniería. A la gente como Javier que nos ayudo a salir adelante. Al equipo de ingenieros de Nisa, RuralCaja, Banco de Valencia que tanto han confiado en nosotros a pesar de la pinta que teníamos, mejor lo dejo o pasaré a la etapa siguiente.

Y sobre todo a las discusiones técnicas con José Luis. Tengo que reconocerlo muchas veces te he llevado la contraria por el placer de discutir, que le vamos a hacer ya sabes como soy.

Que quede claro que todo esto, tal y como aprendí de Randy, no lo he escrito buscando ningún arreglo ni poner colorado nadie ni que nadie venga a consolarme, bueno eso un poco si. Lo he hecho por tratar de evitar que le suceda a alguien más y sobre todo porque espero que todo esto algún día lo leerá Laura. Hazme un favor no cometas los mismos errores que el capullo de tu padre.

En fin que en esas paso el tiempo, feliz de poder compartirlo con vosotros.

Feliz Navidad,

Víctor

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, te echaba de menos, no me conoces pero soy una adicta a tu blog, !!Muchisima suerte con las pruebas, se lo mal que se pasa hasta que te dan los resultados, y aunque todo vaya bien y no se tengan malas espectativas siempre esta ahi ese run-run en la boca del estomago.
Feliz Navidad a ti y a todos los tuyos
Montse

psi dijo...

Hola VIctor,esperamos que pronto entres en calor .......y estudies la belleza en los ojos de tu niña y te comas el mundo de la mano de esa compañera tuya que hace una torta de calabaza que es gloria benditaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡¡¡¡¡
Un abrazo torneado.
Sam y Rafa

vto dijo...

Gracias chicos, por cierto en mi casa cocino yo machistas. Jeje.

Yo también tengo cáncer dijo...

Pues yo me sumo a todos los buenos deseos que he leído, incluído ese de que tu hija aprenda de tí.
Yo también espero que mi hija no comenta mis errores, sig! Me han dado una buena sorpresa de Navidad en mi empresa.
Pero no me importa, saldremos adelante mejor que ellos, porque nosotros sabemos cómo hacerlo.
O eso espero.
Feliz Navidad.
Un abrazo,
Isabel F