miércoles, 18 de junio de 2008

Lejos de casa

Buenas noches,

Estoy un tanto triste hace mucho tiempo que no duermo lejos de mis chicas, la cosa es que Laura está con varicela y mis cuñados me han acogido por unos días mientras dure el período de posible contagio así que aquí me tenéis escribiendo una entrada en una habitación extraña, en unos días estaré de vuelta a mi habitación, mis tejados, mi cielo, mis chicas, a la luna de Russafa.

Por lo demás un día ajetreado, entre idas y venidas he descansado unos minutos en la Gran Vía justo en el trozo de los Ficus Magnifolia, siempre me han alucinado esos arboles y sus enormes raíces agarrándose a la tierra como si temieran ser arrancados de cuajo. El del Parterre es más grande pero estos son los nuestros, los que hemos visto una y mil veces desde pequeños. Me reconforta reencontrame con estos recuerdos perdidos y comprobar que continuan igual.

Algo así me pasará el Viernes en la cena de antiguos alumnos del colegio, no niego que tengo un cierto grado de inquietud quizás por que aún habiendoles puesto en antecedentes, alguno estará leyendo esto, tendré que afrontar contarlo todo desde el principio varias veces. No me molesta en absoluto pero cuando tengo que hacerlo es como volver a pasar por todas las estapas otra vez, conforme lo cuento los diferentes sentimientos van aflorando sucesivamente uno tras otro a veces se mezclan a veces son tan rapidos en aparecer y desaparecer que siento vertigo.

Será un buen día, tengo curiosidad por ver como me encajan, soy y no soy el mismo ellos han pasado muchas horas a mi lado y en los momentos en los que somos más receptivos, doce, 12, años juntos todos los días es mucho tiempo, muchas experiencias, compartimos una parte importante de nuestras vidas, me alegraré de verles.

En fin que estoy un poco pachucho, animicamente hablando, pero se me pasará en un tristras más aún con el libro que tengo entre manos "El último trayecto de Horacio Dos".

Mas información mañana o pasado:



Víctor

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ánimo amigo, que lo de la varicela son 4 días, e imagina la alegría del momento de volver:-))))

En cuanto a libro que tienes entre manos, no tiene desperdicio. A mí particulamente me gusta mucho el peculiar humor de Eduardo Mendoza, peor creo que esto es una obra maestra de lo... cómo llamarlo... ¿absurdo? No sé, pero seguro que te ríes mucho con él.

Un besito,
Llanos.

vto dijo...

Me alegro de tener noticias tuyas ¿cuando tenemos la próxima constelación? no hay forma de verte de otra manera chica....

Un beso,

Víctor

tu hermana dijo...

niñooooo vaya fotito que has puesto joer, yo que siempre digo que mi hermano mayor es super wapo...bueno que no tenia ni idea de lo de la varicela, de que estabas de okupa ni de na, para variar, pero ya lo se...
A ver si nos vemos pronto y te achucho un poco mas ahora que me dejas jeje....
MUAKSSSSSS te quiero mucho