miércoles, 5 de diciembre de 2007

Más allá de la fiebre el paramo en llamas.

La fiebre va remitiendo, ya solo he tenido por la noche, según los médicos no es un efecto secundario de la quimioterapia sino algo que venía incubando y que ha salido justo al día siguiente de la sesión. Por lo visto, la segunda semana es la propicia para tener fiebres relacionadas con el tratamiento, o sea, a partir de mañana. Manda huevos.
Espero que no ocurra, en fin, aquí me tenéis atiborrado de pastillas, pero contento por fuera y por dentro.
Ayer Laura cantó con el coro del colegio en el Palau, era la primera vez y se la vio feliz. Tranquilos, que no voy a contaros que era la más guapa etcétera, cosa que todos ya sabéis, con lo cual podemos pasar al tema que me quedó en mente.
Antes de empezar salio una persona y, a modo de bienvenida les metió a los pobres críos 10 minutos de discurso formal leído en tono monocorde, en fin, algo a olvidar, pero esta persona presentó a un representante en Valencia de la comunidad Peruana con el fin de recordar y dedicar el concierto a la gente que sufrió el terremoto de Cañete, Chincha, Pisco e Ica. Hasta ese momento, todo normal, luego sube esta persona y empieza a leer un relato sobre como vivió el terremoto en compañía de sus hijos, y se me heló la sangre.
Lógicamente lo que contaba era emotivo, pero no era eso, sino el cómo. Muchos de vosotros sabéis que entre mis "libros de todos los tiempos" están, repetidos, los de Juan Rulfo.
Pero sobre esos libros tengo una cinta con las obras leídas por el autor, esa cinta tiene 20 años la trajo Evaristo Florez, amigo y escultor, cuando llegó de Colombia. Recuerdo el día que la puso, teníamos 24 años, la casa era poco más que una ruina que tenía medio ocupada y la bebida un "préstamo" que le tomábamos a un traficante de licores, Ron de Cali, probadlo si podéis encontrarlo, todos hablábamos a la vez, como no, entonces Evaristo se levantó a cambiar la música y lo que puso fue esa cinta hipnótica, no se oyó ni una palabra mientras la cinta estuvo en curso, después corrieron las copias, leímos a Rulfo y hoy en día esa cinta existe en audio libro, mp3 la he visto muchas veces.
Rulfo es uno de esos autores a los que muchos adoramos a escondidas por su literatura de su manera de enfrentarse al mundo laboral, editorial, humano etc.
La cuestión es que ayer, cuando aquella persona se puso a leer era Juan Rulfo resucitado, era su voz pero también era su literatura, su entonación, sus giros, su gramática, idéntico.
El relato duró lo mismo que el terremoto, doscientos y pico segundos, y fue un rato de felicidad plena sobre otro, el de ver a mi hija divertirse en el escenario del Palau.
Se que algunos, como yo mismo antes, os preguntaréis ¿quién es esa persona? ¿tiene algo publicado? etc, lo siento pero las cosas han cambiado ayer fui feliz con muchas cosas, fue un día muy fructífero y no puedo contároslo todo aquí, pero ahora estoy demasiado ocupado disfrutando de lo que tengo hoy, no me ocupo de lo de mañana, "hoy es siempre" dice una argentina premio novel y seropositiva, y mañana será otro día.
Digo yo. Un abrazo.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola.
Muchas gracias por recordarnos vivir la vida a tope cada segundo. No hay nada que de tanta fuerza como eso y la verdad es que muchas veces se nos olvida.
Me alegro de leerte y de compartir contigo tu evolución porque por lo que transmites yo creo que vas de puta madre.
Me gustaría verte en estos próximos días pero dependerá de como te encuentres así que ya lo hablamos.

Un abrazo muy muy fuerte

P.D. Bueno, bueno, así que Laurita ya en el escenario. Esto va viento en popa. Prepárate que en unos añitos (espero haber hecho suficientes contactos) se viene a los madriles con los tios, a triunfar (y tú encantao, je, je,).

Vivan las tablas!!!

TU HERMANA dijo...

HOLA TETE:
Me acabas de dar la dirección de tu nuevo blog y leyendo lo que has escrito casi no puedo terminar de leer porque ya sabes que todo lo que vosotros habeis sacado de "entereza" yo lo tengo de blandita y llorona,
Solo queria ponerte un texto de Borges que leyó el otro dia el primo Victor en el entierro del tío y que habla exactamente de lo que tu escribes en tus comentarios, de que tenemos que aprovechar cada momento, el ahora, el presente...vernos más, abrazarnos más, decirnos más veces TE QUIERO aunque no haga falta....
Aqui te lo dejo escrito..
Y por cierto TE QUIERO MUCHO

"Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
En la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido, de hecho
tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría
más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido, comería
más helados y menos habas, tendría más problemas
reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente
cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría de tener
solamente buenos momentos.
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos;
no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas;
Si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres
y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.
Pero ya tengo 85 años y sé que me estoy muriendo."

vto dijo...

Gracias Marivi y que te quede claro que no eres la única llorona si no ya te lo demostraré.

Gracias R hoy muy bien, llámame cuando sepas en qué momento podemos vernos nosotros lo tenemos bastante despejado salvo el Domingo.

Besos a todos.

Anónimo dijo...

No soy R, soy MJ.

Un beso

Miguel dijo...

mmm...
Se va animando el blog.
¡Me gusta!
¡Me alegra!
¡Me ilusiona!
joer...
¡Me meeeeoooo...

José Manuel dijo...

Hola, Victor. ¿A qué tipo de villar juegas? Lo digo porque el villar es un juego fantástico, a mí me encanta el villar español, el de las carambolas de toda la vida.

Un saludo de un lector y escritor de Smantplanet.

Maria dijo...

Lo que más me ha llamado la atención de tu blog es la referencia que haces al escaso apoyo psicológico que hay en estos casos. Falta empatía, todo se queda en manos de familiares que en ocasiones estan aún más abrumados que el paciente. Y cuando todo ha pasado y vuelve uno a la normalidad descubre que la intensidad del dolor vino dada por las emociones que no fueron atendidas ni en el caso del enfermo ni en el de los familiares. Es de agradecer que la AECC esté siendo útil para tí, muchos ni siquiera saben para qué sirve. Espero de corazón que todo esto acabe pronto y podamos compartir tu alegría.

Julian dijo...

Acabo de enterarme... y acabo de leer el blog... no sé que decir. Estoy demasiado desconcertado y sobrepasado como para ser coherente... y ni falta que hace, ¿cierto?. Ojalá hubiera aprendido a decir unas palabras que sirvan de algo... pero me temo que no, es lo que hay. Ojalá pudiera y supiera ser algo más fuerte, para apoyar tu fortaleza, pero me da que tampoco, me da que vas a ser tú el que nos apoyes a los demás y nos enseñes como sobrellevar todo ésto. Pero si en algún momento no sabes, ni tan siquiera como improvisar... pués no pienses tampoco que vamos a demandarte por ello, te lo pasaré por alto, amigo.
¡Joder!, ¡cómo cuesta mantener el tipo!...
Pienso que detrás de cada fortaleza se esconde una debilidad, y detrás de cada debilidad que se manifiesta siempre puede encontrarse una fortaleza; pero también pienso que eso no es importante.
Lo importante, como tú te has dado cuenta inmediatamente, son los momentos que compartimos... todos, y aquí nos tienes, para lo que necesites.
Ale, chavalote, me voy a llorar un rato y luego hablamos.

vto dijo...

Me alegro de poder contar contigo Julian, significa mucho saber que puedo contar con vosotros, espero que pronto compartamos algún rato más.

Un abrazo,

Víctor

esperanza dijo...

Hola Victor.
No sé que decirte, esto de escribir aquí me resulta un poco raro (es la primera vez)francamente lo que me apetece es darte un abrazo muy fuerte, ahora te lo mando, pero te lo daré.
Estoy con vosotros. Un beso, os quiero.

Aitor dijo...

Hola Vicor,
solo queria felicitarte las navidades y que la pases con tus seres queridos y solo esperar que pronto estes de vuelta con los dichosos cuadritos por aqui.
Un abrazo muy fuerte.

mara dijo...

HOla Victor soy Delfy,, la verdad es que sigo anonadada desde que me entere , es la primera vez que le pasa a alguien cercano y solo espero poder aprender mucho de tu experiencia ,, haces bien en contarnos tus pensamientos por aqui porque la verdad es que te conozco bien poco ,, aparte que me queria disculpar porque con el problema de mi hijo en todo este tiempo solo a existido el y solo el , ni yo misma existo,,, solo que guardo en mi corazón los mejores fines de años que hemos pasado salvando otros momentos como nuestros embarazos y posteriores nacimientos,, y espero que este año tambien... creo que los deseos que pedimos se han de cumplir... animosssssssss y te queremos

mexcar dijo...

Victor, mucho tiempo sin saber de ti, desde aquellos 'maravillosos' años de la UPV, de publicación de revistas de bajo presupuesto y mucha moral...
Mucho tiempo sin saber uno del otro más que algún escaso correo, normalmente a través de MJ, Julián o Ramón, siempre con alguna buena nueva, un nacimiento, una felicitación..., cuando de repente uno se entera de algo que, por desgracia, empieza a ser muy común...
Lo de dar ánimos es un tópico clásico y lo de las letras, sabes que tampoco se me da bien, así que pasaré por alto un poco ambas dos; Solo una cosa se: eres muy cabezón y seguro que sales de esta. Pero no será fácil, tendrás que luchar y ponerle ganas (la verdad esto se parece a dar ánimos ;) ).

Desde aquí, no faltará quien te apoye en tu lucha.

Carlos M.

PD: Por cierto, el texto de Borges es increible; me ha encantado.