jueves, 19 de noviembre de 2009

Q24: segundo año D.C. (después del cáncer)

Buenos días,


Es posible que detectéis alguna influencia de la morfina en esta entrada y en mi forma general de comportarme los últimos días (por ejemplo que tenga esta entrada escrita una semana y no la publique sin razón alguna). Parece ser que conforme el ciclo va finalizando, cada 21 días, no es anormal notar un aumento del dolor y el final del último ciclo ha sido espectacular. La morfina tiene muchos efectos "colaterales" en mi. Esta entrada será muy larga, prometo hacer una pausa para que podáis levantaros a tomar un café, o lo que os apetezca.

Vamos por partes.

Este último ciclo puedo dividirlo en dos, durante la segunda semana se me hinchó el tobillo izquierdo y terminé ingresado dos días para asegurarnos de que no fuera un trombo. La parte incómoda es el paso por urgencias y la nueva hola de asistentes sanitarios/as que han llegado al hospital. Sinceramente creo que todos los hospitales deberían tener una granja porcina para que puedan practicar con ellos y colocar una vía sin convertirlo en una sangría. La cosa llegó a tal extremo que lo dejé por escrito en las encuestas que tan amablemente nos reparten.

Puede que sea coincidencia pero resulta que los "crónicos" tenemos bastante clara la diferencia entre que te tomen una vía en el laboratorio o en oncología, donde tienen mucha práctica, o que lo hagan en el resto de los servicios donde no tienen ni la precaución de no mandar a los novatos a los pacientes con "experiencia", así lo especifique y el resultado ha sido que en el laboratorio ya no toman vías. El laboratorio es un servicio de extracción y no es de su competencia dejar vías, ademas comprendo que tener gente circulando por el hospital con la vía puesta supone un riesgo pero lo que me cabrea no es que dejen de tomar las vías sino la manera de elegir la solución más adecuada, a saber:

Tienes 20 personas que lo hacen cojonudamente bien, 200 que hacen su trabajo más o menos bien según de donde sopla el viento y 20 que no tienen ni puta idea y que causan las quejas, no solo las mías, ¿cual es la solución si no tienes ganas de comerte el tarro?: evitar la comparación. Haces que los 20 primeros desaparezcan y se terminó el problema. Ahora resulta que tomar una vía es como si el tacto rectal te lo tiene que hacer el jardinero con los guantes puestos y después de trasplantar los cactus.

Esta solución se extiende a través de nuestro tejido de mandos intermedios incompetentes, esos que descargan su trabajo en sus subordinados apropiándose de los éxitos y denunciando a su propia gente cuando se comete algún error. El problema surge cuando llega la crisis y esta panda se reúne y decide que si hay que despedir a alguien mejor a los curritos que protestan menos. Pero claro la consecuencia de tal actitud es que los marrones que antes despachaban hacia abajo en la pirámide de responsabilidades hasta encontrar el punto de "no endilgamento" (osea que no hay nadie por debajo a quien despacharle el marrón) ahora tienen que solucionarlos ellos y mucha práctica no es que tengan, incompetencias a parte, ¿resultado? soluciones absurdas que conllevan más problemas, más marrones que terminarán ascendiendo por la pirámide hasta que alguien se de cuenta de que si vas a despedir despide a la gente menos productiva y competente, no a la más barata de despedir.

Todo el mundo se llena la boca clamando por la necesidad de reformar el mercado laboral y yo me pregunto hasta cuando podremos mantenernos sin una reforma a fondo del "mercado empresarial", para cuando una reforma que exija un mínimo de sentido común para dirigir un grupo de personas o tener un hijo.

Fin de la primera parte, ¿café, te, zumo...?

Que me hospitalizarán en este momento ha tenido algo de bueno y es que me han hecho las pruebas en un día sin tener que esperar a los resultados que han dejado claro que no hay crecimiento después de empezar con esta quimio, y eso es bueno. Sería mejor conseguir alguna reducción, no pierdo la  esperanza, aunque sinceramente es algo que cada día me "ocupa" menos, darle vueltas al asunto, quiero decir. Después de salir de esta fase todo bien, el dolor controlado y el tobillo en orden. El día de la quimio, el jueves 12, empezó a dolerme otra vez y no me quedó más remedio que recurrir a la dosis extra, la de Sevredol, que me alivia pero me produce un estado mental extraño, un raro aislamiento entre la mente y las sensaciones físicas así como unas horas de "mono" cuando lo suprimo, por muy progresivo que intento hacerlo.

Durante la quimio repetimos el esquema de las dos anteriores, al poco rato de empezar con el Oxaliplatino ligera reacción anafiláctica. Ahora ya lo sabemos así que la cosa no pasa de unas toses y alguna rojez en la piel, paramos, medicamos y a la media hora continuamos sin problemas.

Fin del parte ambulatorio, procedan a tomarse el cafetito de rigor.



Ya hace dos años desde que me diagnosticaron. Recuerdo cuando puse este vídeo la primera vez. Hay situaciones en la vida que te dan la oportunidad de ver las cosas desde un punto de vista diferente. Aquellas personas que ya nos damos por jodidos vemos esté vídeo desde una perspectiva diferente, miramos el lado brillante de la vida mientras crucificados al sol esperamos dejarla. Y encima los que podrían ayudarnos son los del "escuadrón suicida" (entiéndase, irónicamente, esta semejanza con todos los que intentan proveernos de curas, remedios y sanamientos milagrosos). ¿Me estoy poniendo borde? mejor cambio de tercio, no quiero quedarme solo a estas alturas....

Venga me portaré bien, esta canción de Josh Turner, gentileza de Jess, se llama Firecraker, no puedo insertarla así que tenéis que verla en otra pestaña.

¿Contentos? ale, sigamos:



Para terminar quiero hablaros de lo que me ha sugerido la primera película de Ricardo Darín como director: "La señal", con Ricardo Darín Diego Peretti en dos actuaciones antológicas.

Los silencios.

En esta película he podido saborear algo que siempre he deseado y nunca he conseguido, los silencios... suelo abusar de los puntos suspensivos en la ingenua creencia de que al llegar a ese punto mis lectores los respetarán, creando un pequeño instante de silencio. Pero se que es imposible, que en España no respetamos los silencios, con lo que nuestras conversaciones se convierten en carreras de monólogos escuchando lo mínimo para tratar de adivinar lo que viene a continuación y empezar a preparar la contestación que "meterás" en cuanto te dejen el más mínimo espacio, perdiéndonos, ya de paso, todo el entorno con el que nuestro interlocutor trata de comunicarnos lo que se cuece en su interior.

En español los verbos son  impacientes, van al grano y con prontitud, aparecen prestos en las frases. Así que solemos construir una primera frase que resumen todo lo importante, lo que es importante para nosotros o lo que creemos importante, y después vamos construyendo el entorno como haría un equipo forense en la escena de un crimen.

Pero los españoles, en general, tendemos a quedarnos en la primera frase y emperezar a preparar la réplica mientras creemos que seguimos escuchando.

La verdad es que muchas veces lo que nos cuentan nos "suena" ya sea por experiencia propia  o por que ya lo sabíamos por otras fuentes. Pero eso no implica que la otro persona no necesite expresarlo, vivirlo, revivirlo con sus propias palabras. Nos adelantamos a ello sintiéndonos superiores.

Si, es así. Por que cuando respetamos de verdad a nuestro interlocutor si recordamos respetar los silencios y "escuchar"...

Abrazos, besos y esas cosas...

                                                         Víctor

9 comentarios:

Iris de Brito dijo...

Te quiero un montón, compañero de andares.... Solo quería decírtelo. Es una lástima que estemos tan lejos. Iría a visitarte hoy mismo, sólo para decirte que me tus escritos me provocan una sonrisa siempre... aunque te encabronés con el sistema....

vto dijo...

Es que si no somos nosotros lo que empezamos a decir determinadas cosas me temo que a la banda esta de lelos los dejamos aguantándose el resto de su vida.

Me doy por abrazado,

Víctor

Ramón dijo...

Es un post maravilloso. Te quiero.

SOL dijo...

Pues Victor, no sé si será la morfina !pero que bien te expresas hijo! a ver si hay suerte y la incompetencia se da por aludida, a mi marido, en el ultimo Tac, casi se desangra por la via...la novatilla respuesta : !Ah, perdonee!Perdonada bonita...
Un beso a ese tobillo.
SOL

Anónimo dijo...

Oye, que forma de expresarte tan fenómeno,sé que está mal expresado pero como tú dirias ,me da la gana deciro así..eres un fenómeno. Te leo de vez en cuando pero no te habia dicho nunca nada.Te doy un abrazo muyyy grande y reconfortante.
Tranquilo tu eres fuerte y lo estas haciendo todo tan bien,que tiene que salir bien. Beso

esevalorquenoseve dijo...

Llámalo casualidad, estamos a 2dc yo me topo con este blog y me decido a leer esta entrada: 1dc, ya cumplimos un añito...... y resulta que es un resumen de todo lo que has ido pasando de toda tu lucha y toda tu fuerza... te admiro y te agrego a mi lista.

Cachis, debería haberos encontrado por la red hace tiempo me hubiera servido de mucho, aunque yo viva el cáncer en 3ª persona, esto que escribís, tanto tú como otros "compañeros" es muy grande.

Te pido permiso para agregarte a mi lista de blogs, que son pocos pero hacen mucho.

vto dijo...

Bienvenida al redil de los doloridos felices (hoy me está dando bien la cadera, intento resistir las ganas de tomar una dosis extra). Estoy leyendo tu blog y, por supuesto, quedas agregada.

Un abrazo,

Víctor

SOL dijo...

¿como va esa cadera? y el Victor de nuestros amores ?? espero que mejor...no escatimes con las dosis extras, es mejor estar "algo colocao" que sufrir los p..dolores.
UN ABRAZO APRETAO
SOL

Anónimo dijo...

Este vídeo me ha recordado una anécdota: Fuí paciente de cáncer y la verdad es que mi mujer lo pasó aún peor que yo. Una mañana de esas anodinas en la habitación del hospital vi como ella empezaba a desesperar por nuestra situación. Como es muy importante que el acompañante no se hunda (porque vas tu detrás) conseguí animarla desde la cama, calvo y feo cual Tutankamón y saeteado a vías y drenajes cual Frankestein: Puse los brazos en cruz y empecé a cantar mientras movía hacia los lados la cabeza "Always look at the bright side of life..." silbidos incluídos.
¡Conseguí levantarle la moral! ¡Gracias Monty Phyton!