domingo, 2 de marzo de 2008

45 tacos

Buenos días,

Nací un tres de marzo de 1963 de madrugada y de culo así que mañana lunes cumpliré 45 años, tal vez sería el momento de dar un vistazo a lo que llevo vivido hasta aquí, la mayoría compartido con muchos de los que leeréis esta entrada así que podría ser una buena ocasión para disfrutar de los distintos puntos de vista que tenemos sobre lo que vivimos juntos en el pasado.
Claro está que el hecho de que yo me dedique al sincericidio, o a la auto-autopsia como queráis, no puede significar la exposición pública de hechos y aconteceres que pueden no parecer correcta a terceros involucrados en los hechos así que omitiré los nombres y que los no mencionados se 'retraten' si les parece oportuno.
Tampoco puedo meter en una entrada todo lo que me gustaría repasar, cosas que ya sabéis pero que yo necesito rumiar y archivar para los restos ahora que tengo una nueva vida o por lo menos una nueva forma de vivir mi vida, así que haciendo gala de mi nueva forma de ver la vida sin preocuparme más de lo necesario simplemente iré desgranando historias en esta y otras entradas.

A todo esto primero lo primero, dentro de mis nuevas actitudes está la de disfrutar sobremanera de la compañía de mis amigos no puedo transmitiros aquí lo que siento cuando me encuentro con cualquiera de vosotros y siento no ser en directo tan abierto como aquí pero aún tengo que desprenderme de algunas capas de mi mismo, tened paciencia sobre todo al teléfono se que soy muy parco y, de momento, no encuentro la manera de cambiarlo pero no cejaré en el intento.
Así que me he decidido a convocaros el sábado 8, de Marzo, sin obligaciones de ningún tipo que quede claro. Estaremos toda la tarde, desde las 13h aproximadamente en un garito que se encuentra en el parque del río frente al Parotet:



Es posible que a media tarde nos pasemos al Gulliver hasta que anochezca, para los nocturnos a partir de las 21h en Gestalguinos en la calle Poeta Liern nº33 , junto a la plaza de Tetuán. Por cierto que en garito del río solo tienen paella y bocadillos, no reservan nada así que si pensáis comer llegar pronto o cargar con las viandas.

Recuerdo la guardería en la Avenida de la plata, en aquellos tiempos campos de cultivo en medio de los cuales se encontraba una guardería a la cual se accedía a través de un camino sin asfaltar por donde circulaban mis padres en un seiscientos verde, recuerdo un día tal como mañana, día de mi cumpleaños, en el que aparecieron con una bola del mundo que prácticamente no cabía en el asiento trasero, esa bola nos ha acompañado durante muchos años a mi y a mis hermanos en la habitación que compartimos hasta el mismo día de mi boda, camas plegables adosadas se podría decir que he dormido con mis hermanos la mayor parte de vida, de momento, creo que eso puede explicar mi antaño imperante necesidad de espacio hoy por hoy ya pasó, todo cambió cierto día hace aproximadamente un año algo cambió de forma explosiva, fruto de muchas horas de terapia, y de me di cuenta de la cantidad de fetiches que había acarreado desde aquellos tiempos ya Pepe me rescató en una ocasión de debajo de una estantería repleta de libros en medio de la noche y veinte años más tarde me encontraba en una nueva casa repleta de libros y restos de mi vida que había acumulado como fetiches representativos de lo que creía ser, ese día Mariajo se asustó cuando alrededor de 400 libros fueron al contenedor del papel sin mediar palabra, menos mal que uno de los dos tiene dos dedos de frente y los recuperó para convencerme después de que era mejor donarlos a la biblioteca del barrio y así lo hicimos, es algo que nunca podré agradecerle suficiente a Mariajo esos libros me han acompañado y protegido durante los años más difíciles de mi vida, a través de ellos construí mundos imaginarios que me ayudaron a sobrevivir en tiempos difíciles y ahora puedo visitarlos siempre que quiero a menos de 500 metros de mi casa.

Gracias Mariajo.

Como estáis descubriendo los cambios en mi forma de ver la vida no han empezado con el diagnóstico del cáncer, posiblemente el detonante que me hizo darme cuenta de que mi forma de llevar mi vida ya no me servía fue una bronca con una persona a la que aprecio mucho fuera del trabajo pero con la que mantuve una relación laboral digamos tensa aquella bronca derivó en que dejara la empresa y, lo que es más importante, en que me diera cuenta de que toda la culpa no fue suya me di cuenta de que tenía problemas conmigo mismo por que no podía dejarme ser feliz, disfrutar de las cosas pequeñas de cada día ahora se que sentía la imposibilidad de ser feliz y al mismo tiempo ser consecuente, me sentía protegido en el terreno conocido del disgusto, el ver nada lo suficientemente perfecto, la desconfianza generalizada, la oscuridad era mi refugio allí donde todo existe y puedes crear lo que quieres, todo está en la oscuridad si sabes utilizar la luz adecuada.

El cambio empezó con el nacimiento de Laura, entonces empecé a sentirme feliz a pesar de mi mismo y me dí cuenta de que quería sentirme así el resto del tiempo, este sentimiento se fue cociendo en mi interior y con la mencionada bronca se hizo visible, cambié de trabajo y empecé con la terapia, eso tengo que agradecérselo a un amigo que no solo me recomendó a mi actual terapeuta si no que compartió conmigo su experiencia y me señaló el camino correcto.
Dos años después de aquello me diagnostican un cáncer y en cuestión de minutos todo el trabajo de los dos años anteriores dio resultado ya se que parece ficción pero puedo aseguraros que el trance de ver pasar durante horas al médico que ha de darte los resultados por delante de la puerta de tu habitación para terminar entrando y diciéndote que bueno es posible que te recuperes pero deberías tener tus asuntos en orden es la patada en el culo que me debió hacer pensar ahora o nunca y esto que os escribe es el resultado.

No fue la primera patada en el culo tener a Juanjo, Juan José Palmero Dacruz, muerto en mis brazos y tener que abandonarlo para salvar mi propia vida fue una experiencia traumática de la que no salí bien parado y que posiblemente fue la fuente de muchas actitudes posteriores, entonces no entendí lo que ahora he visto claro y eso que en ambos casos he tenido a la muerte de frente y clara como mi imagen en el espejo momentos después de que el médico saliera y me decidiera a vivir mi vida como sabia que debía hacerlo disfrutando de ella y compartiéndola con mis amigos.

Pronto más ahora mismo me invade el recuerdo de Juanjo que ha acompañado durante todos y cada uno de los días que han transcurrido solo que ahora es reconfortante, lloro un rato y continúo con mi vida se que eso le hubiera alegrado.

Estas lágrimas son para ti Gus aunque nunca podrás leerlas.

Un abrazo,

Víctor Romero.

7 comentarios:

Gabi Cerdà dijo...

Bueno, por fín más noticias tuyas, y primero que nada, felicitarte, como comprenderás no podre estar el 8, pero ya lo celebraremos en Benicarló, espero.
Yo siempre pienso que todo tiene su parte positiva y la negativa; por muy bajo que sea el porcentage positivo es lo único que cojo. Por lo que veo el mal trago te ha hecho reaccionar a muy positivo, adelante no pares, como decia Vanghal, "positifo" siempre "positifo nunca "negatifo".

miguel dijo...

Muchas felicidades y lo de que cumplas muchos más esta vez no es sólo la coletilla de una frase insulsa que repetimos como loros cuando alguien avanza un año su reloj biológico. Esta vez es un convencimiento y un deseo profundo.

Te lo digo yo que tengo MUCHA más experiencia que tú en esta vida: te llevo 29 días de ventaja. ;)

Anónimo dijo...

Muchas felicidades ¡Guapo! Espero que tengas un buen día y que los dias siguientes sean tambien muy gratificantes. Un beso y abrazo felicitador.
Rosa.

Ramón dijo...

No podré estar el 8, y creo que sabes cuánto me gustaría.

Las palabras siguen saliendo a borbotones y en ocasiones me cuesta seguir el hilo, pero creo que consigo orientarme por el significado de las palabras, algunas comas y puntos, los párrafos y algunas mayúsculas huérfanas de punto y seguido anterior... pero me encanta :-D

El día que aprendas a puntuar no serás mi Víctor (nada de nuestro.. cada uno tiene el suyo y yo reclamo el mío como personal e intransferible).

Salvar tu vida, como hiciste con Juanjo, es lo mejor que puedes hacer por ellos, te da siempre una segunda oportunidad.. recuerda la última escena de nuestra admirada Blade Runner.

Nos vemos en fallas

andrea dijo...

Hola Victor,

Soy andrea, hace poco nos cruzamos por la calle y me diste el abrazo que más me ha hecho pensar últimamente. Desabrazada y pensante se lo fui a comentar a mi hermano ale, quien me recetó tu blog (que más puede recetar un informático?).

En fín, que buceando entre las entradas he decidido subir a tomar un poco de aire y pedirte permiso para llevar a cabo una idea que he tenido: quiero presentar tu blog en clase del máster.

Por un día, para variar, quiero que se callen los médicos y psicólogos, y que se oiga la voz de quienes nos aguantan o sufren (según el caso). Sé que no voy a reemplazar esa formación en empatía tan necesaria como ausente en nuestras carreras, me conformo con que se empapen aunque sea un poquito de tu visión. Cosa que, por obra y gracia de tu sincericidio, resulta terriblemente fácil.

¿Qué te parece la idea?

Aprovecho para mandarte un abrazo, esta vez más cargado de cariño que de pensamientos. Feliz cumpleaños.

andrea

vto dijo...

Siento la dificultad que plantea leer lo mis escritos con las deficiencias de puntuación, reconozco que debería mejorar mi gramática pero cuando estás escribiendo con el alma, y una gran parte del tiempo llorando al mismo tiempo, es difícil abstraerte a las reglas que no tienes interiorizadas.
Escribo tal y como lo siento y no suelo repasar nada, cada entrada me deja en un estado emocional bastante duro, la mayor parte de las veces se entiende mejor si se escucha que si se lee.
Una vez me arriesgue a ser objeto de mofas y me presenté a un concurso literario con algo mucho más difícil que estas entradas y me llevé el primer premio no sin una ardua discusión por parte del jurado sobre mi forma de puntuar a lo cual un autor, del cual no recuerdo el nombre, argumentó que el escrito no se podía tomar como prosa propiamente dicha si no como "prosa poética" y por lo tanto debería concecersele, concederseme, más libertad compositiva. Al final me dieron el premio y yo he continuado con esta debacle de puntuación.
Bueno, prometo intentar enmendarme y publicaros el relato del premio para que podáis juzgar por vosotros mismos.
Un abrazo,
Víctor

Anónimo dijo...

Hola Victor. Hace poco que descubrí tu blog. La causa de llegar hasta ti fue la pérdida de mi padre por un cáncer hace un par de meses. Quise saber que se sentía, pero sobre todo tenía la intuición de que la verdadera humanidad de uno mismo sale en una situación tan extrema como esta. Y lo hice por mí, no por mi padre. Me he sentido mucho tiempo infeliz, buscando como sentirme bien, en esa cómoda oscuridad que tu describes tan bien y que me recuerda tanto a mi mundo gris de inseguridades y miedos, de actitud pasiva ante el mundo, de inmovilidad crónica y desesperante. Años de autoexploración y de buscar nuevos caminos, pero siempre he chocado con mi coraza y estatismo. Me he identificado mucho contigo en ese aspecto cuando hablas de como eras antes y de lo que te cuesta abrirte. Dicen que es más fácil cambiar el mundo que a uno mismo. Me he refugiado tanto en mis capas que creo que nadie sabe como soy realmete, y lo que es peor, he llegado a creerme que ese soy yo. Llevo perdido durante años, sintiéndome solo entre la multitud, incomprendido, incapaz de salir adelante, frustrado e impotente cada día. Cuando pasó lo de mi padre, creí cambiar, creí ver la verdadera naturaleza de las personas y me sentí mejor, liberado de la pesada losa de mirarme cada día al ombligo para quejarme de lo mal que me iban las cosas. Pero ahora vuelvo a ser el mismo "yo" atascado de siempre, perdido en una lucha interna sin fin.
Te leo porque no quiero tener que esperar a que me suceda algo tan terrible para decidirme a cambiar las cosas. No se si las personas pueden cambiarse a si mismas, quizás tu seas la respuesta. Así que puede que sirvas de ejemplo a muchos y quizá salvándote tú, nos salves a los demás.

mucho ánimo