sábado, 16 de febrero de 2008

Mala leche (gracias Miguel)

Buenos días queridos,

Hoy estoy de una mala leche que no me soporto, sin razón como no, no tengo ganas de saber por qué lo siento así y espero que se pase pronto, será una medida de protección contra el acojono de la espera o será conmigo mismo por estar dándole vueltas al resultado de las pruebas, cuando debería estar esperando las buenas noticias y sabiendo que puedo encajar cualquier mala noticia, soy una persona diferente de aquella a la que diagnosticaron un cáncer pero el entrenamiento me dejó la preparación suficiente para no caer en el derrotismo o dejarme morir tranquilamente, en el peor de los casos le plantaré cara hasta el último momento, no tengáis ninguna duda.

Bueno, la cuestión es que anoche tocaba cine y van 20 años, un abrazo a Rafa por aguantarme tanto tiempo, y vimos "Sweeney Todd", el enlace a la página oficial es Sweeny todd . Me gustó, y para que a mi me guste un musical tiene que tener algo especial, claro que el Sr. Burton, Tim Burton, ya nos tiene acostumbrados.

Para mi la película es un potaje de Madama Butterfly y la matanza de Texas, con aromas de Delicatessen y el Conde de Montecristo, si no fuera por que la historia original es de la misma época que la del conde. Es un musical prácticamente sin diálogos pero no lo he encontrado pesado en ningún momento, el inglés de las canciones se entiende con facilidad y algunas personas agradecerán la transformación de la sangre en un líquido rojo que no se parece en nada pero que hace la película más asequible al público en general.

Me ha gustado, lo he pasado bien recordando muchos rincones de Londres con una ambientación gótica, oscura y muy sugerente, muy de mi gusto, la fotografía y el curro de ordenador es espectacular, sin efectos no asustarse.



Para compensar mi opinión aquí tenéis una crítica no tan positiva.

Lo dicho, una brazo, gracias por las atenciones bla bla bla...

4 comentarios:

Miguel dijo...

Tu mala leche ha hecho que olvidaras ponerle título a esta entrada.

¡Que no se vuelva a repetir!

Espero que tus noticias sean tan buenas como tu actitud.

Un abrazo.

José Manuel dijo...

Victor, en mi opinión, la mala leche o mala uva es un buenísimo síntoma.

Aunque no te conozco personalmente, admiro tu valentía. Un concuñado mío pasó por tu misma experiencia; y siempre, siempre tenía muy mala uva. Aunque no sabía con quién.
Visito tu blog con asiduidad.
¡Adelante, coetáneo!

José Manuel dijo...

Ah, ya está bien. Han pasado siete años... Lo pasó mal, pero ya no se acuerda y su vida es completamente normal. Lo dicho, adelante.

Anónimo dijo...

Hola Víctor!!
Sólo quería desearte muchos ánimos y no te preocupes por la mala leche... es normal.
Yo tuve un cancer con 18 añitos ( ahora voy a cumplir los 28) y ni te imaginas la mala leche que gaste... durante muchos años. Pero es lo de menos, lo más importante ( por increible que parezca) es que es compatible la enfermedad, la mala leche y ser feliz. Y te hablo con conocimiento de causa.
Admiro mucho tu entereza y tu valentía. Con tu permiso seguiré visitando tu página para saber como te encuentras.
Un abrazo enorme ( aunque no nos conozcamos).
Yolanda