miércoles, 28 de noviembre de 2007

Mañana empiezo el tratamiento.

Mañana por la mañana empiezo la quimio, estos días estoy un poco hipocondríaco, será normal digo yo. Cuando vi la lista de posibles efectos secundarios, pensé que era la lista de especialidades médicas del hospital, bromas aparte un poco ansioso, estas últimas tardes lo he notado bastante más, me imagino que por todo lo que conlleva empezar un tratamiento de este tipo. Aun así, los períodos en los cuales me encuentro mentalmente bien superan con creces al resto.
Es curioso como ha cambiado mi manera de enfrentarme a la vida en unos pocos días, siempre he sido un tipo de los de leer el manual de las cosas antes de sacarlas de la caja, siempre todo bajo estudio, me imagino más por miedo a meter la pata que por otra cosa, nunca he aceptado bien las críticas de los demás y posiblemente he sido duro con la autocrítica, ahora eso ha cambiado.
Estoy aquí escribiendo y seguramente hay algún acento fuera de sitio y me da exactamente
lo mismo, no estoy pensando en que ya no tengo tiempo de mejorar estoy pensando en que estoy bien como estoy, me seguirá deleitando aprender cualquier cosa pero ahora disfruto de lo que aprendí en el pasado.
Anoche recordé la última película que vi en el festival de Sitges de este año "Blade Runner: the final cut", intuyo sonrisas entre los que la conocéis, la recordé por un detalle muy simbólico, como sabéis, al final de la película Rutger Hauer apreciaba la vida tanto como para salvar a su propio verdugo, todo ello representado con la suelta de una paloma en el momento en que muere. En la versión anterior, mejor dicho versiones anteriores, la paloma volaba sobre un cielo azul despejado, aunque instantes antes llovía a mares sobre Deckard y Roy, ahora la paloma vuela a través de la lluvia.
Tuvimos la suerte de tener una clase magistral con Syd Mead (este tipo es el diseñador oficial de la película cuyo curriculum añado al final de la entrada por si alguien quiere montar una religión a su alrededor a la cual me apuntare) y no pudo darnos las razones de que el Sr.R. Scott incluyera este cambio. En la situación en la que me encuentro ahora, me da por pensar que Roy salva a Deckard y libera a la paloma, pero ésta debe alejarse volando mojada entre una lluvia intensa, me imagino que es una situación difícil para una paloma ¿está hablándonos R.Scoott de las dificultades de seguir vivo? ¿sobre la lucha diaria para seguir vivos? será que ahora todo lo veo por el mismo lado, claro que el Sr. Scott lo tiene mejor, al fin y al cabo, él mismo reconoció ser un replicante.
Respecto a la película: la ventaja de verla en Sitges fue la proyección en digital, nada que ver con lo que vemos ahora, la película ha sido digitalizada totalmente y solo le han añadido tráfico aéreo, alguna corrección de fallos como la cara de la doble en el primer asesinato y algunas cosa más . Merece la pena.

Syd Mead

Por cierto según el Sr.Mead la mayoría de los decorados son reciclados dado el poco prepuesto ¿alguien sabe chino? es curioso lo que pone en los carteles de las calles.

Star Trek. La película (Star Trek:The Motion Picture, 79. Robert Wise)
Blade Runner (82. Ridley Scott)
Tron
(82. Steven Lisberger)
2010: Odisea dos (2010, 84. Peter Hyams)
Cortocircuito (Short Circuit, 86. John Badham)
Aliens (James Cameron, 86),
Timecop
(Peter Hyams, 94)
Johnny Mnemonic (Robert Longo, 95),
M:i:III (J.J. Abrams, 06).

4 comentarios:

Miguel dijo...

Me encanta esa película, la ví de estreno en Barcelona cuando estuve viviendo allí (cosas de la Renfe).

No entiendo mucho de cine, pero tiene algo especial que me atrae y MUCHO.

En cuanto a lo de la paloma, es probable que si andaban excasos de presupuesto, pusieran algún trozo de "Siete novias para siete hermanos" o una de esas...

¿Ha salido ya en DVD doblada?

Un abrazo.

Anónimo dijo...

En navidad sale un pack con todas las versiones actuales más una extra, versión libre del director dicen.

Prepara 50 pavos.

Víctor.

Miguel dijo...

50 € bien gastados...

;)

Ramón dijo...

Voy leyendo y apenas sé qué decir.

Recuerdo perfectamente que estuvimos hablando de la película en el reformado mercado de Colón en nuestra última visita a Valencia, mientras nuestros niños jugaban en el tiovivo.

Magnífica película y magnífico rato de charla robado a las carreras de los renacuajos y al tiempo fugaz que todos vivimos como si fuéramos a vivir siempre por lo que aplazar las cosas importantes es lícito para resolver las urgentes.

Te quiero por todas esas cosas importantes que atesoras y de las cuales me siento parte desde hace ya unos cuantos años, más o menos la mitad de mi vida.

Nos vemos pronto.